Two sojourners working in the apple orchard.

Desde la mesa de laboratorio hasta la pradera

Paz Vital, OSB Pequeñas notas de un viaje a la pradera 2 Comments

PEQUEÑAS NOTAS DE UN VIAJE A LA PRADERA

Dejar el laboratorio, mi familia y mis amigos para venir a vivir aquí en la pradera no fue una decisión fácil. Pero ahora estoy aquí esperando a disfrutar el invierno ártico por primera vez en mi vida. Estaba y sigo estando emocionada y asustada al mismo tiempo. Nací y viví en la Ciudad de México, la mayor parte de mi vida. Hace seis años, me mudé a Estados Unidos, y estuve viviendo en Houston, Texas. Así que no sé qué esperar del invierno en Wisconsin. Sin embargo, el invierno no es la única cosa que me asusta.

Trabajaba en el Centro Medico de Houston, Texas, en Baylor College of Medicine, haciendo investigación básica. Sin embargo, no era feliz; poco a poco mi trabajo dejó de tener significado. Toda la emoción que la investigación me había brindado los últimos veinte años de mi vida me abandonó, dejando me vacía, seca, en un país extraño, sin mi familia y sin mis viejos amigos. Después de algunos años de soledad me hice de un puñado de nuevos y muy queridos amigos.

Durante este periodo de infelicidad o de vida sin sentido, conocí a Martha. Ella me habló de “Ordinary Life”, una clase dirigida por un ministro metodista retirado, el Dr. Bill Kerley. Él enseña “alfabetización religiosa y espiritual”, según sus propias palabras. Un domingo nos habló acerca de la Regla de San Benito y las hermanas benedictinas ecuménicos en Wisconsin. Busqué en Google y ¡voilá! Holy Wisdom Monastery fue la primera opción que apareció ante mí. Leí con avidez la página web y después de algunos correos electrónicos y otras tantas llamadas telefónicas, Ann Moyer me concertó una cita para un fin de semana en retiro espiritual.

La primera vez que vi a Ann en la parada de autobús en Madison, me recibió con un gran abrazo de bienvenida. Holy Wisdom Monastery es un edificio precioso y la gente aquí es muy agradable. Cuando vi por primera vez a la hermana Joanne; ella me tomó del brazo y me pidió que la acompañara a rezar. Su tacto y la forma en que me habló me recordaron a mi abuelita, parecía que ella misma era la que me hablaba. Me volví y la miré cara a cara un par de veces hasta estar segura de que ella no era mi querida abuelita, quien dejó este mundo hace casi veinte años. Este encuentro con la hermana Joanne fue un regalo y un recordatorio de que la vida continúa. Cuando conocí a las hermanas Lynne y Mary David sentí la misma bienvenida —sin cuestionamientos, sólo bienvenida. Entonces escuché a Rosy, quien en ese entonces era todavía novicia, cantando en la oración de la tarde y ella también me dio la bienvenida.

Además de mí, había cuatro mujeres más experimentando esta encantadora bienvenida, mis “beatas hermanas” como yo las llamo. Nos reunimos durante tres días con la hermana Lynne y Ann. Fue una gran experiencia; hablamos con el corazón en la mano. Eran cinco experiencias de vida diferentes pero una misma gran necesidad. Estábamos buscando a Jesús, su mensaje de amor. Pero en los caminos que anduvimos previamente no encontramos a Jesús. Tal vez no lo vimos o estaba allí, pero no estábamos listas para experimentar su amor. Tres días pasaron como un sueño, muy rápido y pronto fue hora de irse. Tres días no fue suficiente para mí, pero tendrían que esperar hasta la próxima oportunidad para volver.

Después de dos meses, tres de nosotras regresamos para un retiro de dos semanas. Cuando llegamos, nuevamente fuimos recibidas con una cariñosa bienvenida. Experimente un nuevo balance entre trabajo y oración. En el monasterio oramos tres veces al día, trabajamos en la huerta, en la cocina y en la casa Bingen. Me encanta la comida que la chef Bárbara prepara, también me gustan los horarios. La comida y la cena se sirve siempre a la misma hora. Toda esta experiencia fue una probadita en preparación de lo que es vivir como Sojourner Benedictina.

Sojourners Paz & Denise working in the orchardCuanto más aprendía, más quería saber y experimentar en Holy Wisdom Monastery. Ahora estoy aquí planeando quedar me por seis meses. A pesar de que nunca había trabajado duro, me gusta trabajar en la huerta un par de horas al día. (En la foto, estoy trabajando con Denise en la huerta del monasterio.)

El invierno llegará pronto! —me dijeron unas personas la semana pasada y pensé, pero para mí esto es el invierno! No quiero ser sorprendida por el invierno sin estar preparada, por lo que acabo de adquirir un nuevo abrigo, guantes, sombrero y botas para la nieve que me mantendrá caliente incluso si la temperatura llega a 22 ° F bajo cero. Pero el invierno no es la única cosa que me asusta.

Me mudé a Holy Wisdom Monastery porque quiero cambiar. Aquí la naturaleza me muestra una gran cantidad de cambios todos los días, como el hermoso árbol rojo frente al monasterio que hoy se encuentra, sin una sola hoja. Casi no lo puede reconocer esta mañana y me pregunté si algo así me podría pasar a mí también en estos seis meses en la pradera de Wisconsin? Entonces recordé la primavera siempre sigue al invierno, y esta vida es un proceso siempre en cambio después de todo.

________________

Leer más de Paz en su serie del blog, Pequeñas notas de un viaje a la pradera.

Comments 2

  1. Querida Paz,
    I don’t know how to make mt computer write Spanish and I am a bit frightened about how rusty my writing may be, however, you are inspiring me to get it figured out soon. I am so pleased to read about how welcoming Holy Wisdom has felt for you. I am very excited about your journey as a sojourner.
    Your well expressed observation about how the natural world is alive and part of our growth at Holy Wisdom rang true for me and my experiences. Sometimes it is the voices of the birds and plants and animals and even the soil in harmony with the ancient cycles of human monastic prayer that teach me the most about who I am and how I need to grow and change.
    I look forward to reading more about you experience. Thank you for sharing.
    Go well on your sojourn.

    1. Hola querida Ruth,

      Do not be frightened just write, I will figure out your nice intentions. I am not good writing in English (or Spanish) I receive a lot of help. Is true nature is a great teacher.
      Thanks you.

      Love, Paz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *